Probablemente no existe ningún tema tan lleno de ideas falsas, malentendidos y leyendas como la pérdida de peso. Una parte de esto son simplemente consejos viejos que desde hace mucho tiempo se han desacreditado, otra representa el pensamiento tradicional que en realidad nunca fue probado por la ciencia, y otra no son más que ilusiones vagas.

Comer grasa engorda

La asociación entre la grasa que comemos y la flacidez no deseada que llevamos en nuestra cintura está tan firmemente cimentada en la mente de tantos que es imposible que pueda desaparecer. Para ser justos, esta idea equivocada fue respaldada por más de una década por investigadores, científicos, gobiernos e incluso por extraños en la calle, pero intentémoslo de nuevo: comer grasa no engorda.

No comer a altas horas de la noche

Hay algunas pruebas sobre ese período de tiempo que evidencian que comer más temprano en el día puede ayudar a controlar el peso, pero ha sido muy difícil llegar a resultados concluyentes. Y, por supuesto, hay unos cuantos millones de europeos delgados, que cenan tarde y pueden dar fe del hecho de que esta regla rotunda está muy alejada de la realidad.

98556520255

Los carbohidratos engordan

Hoy en día, muchos de los que han permitido que la grasa regrese a sus vidas han rechazado los carbohidratos, y culpan a esta importante fuente de glucógeno por sus problemas de cintura. Si bien es cierto que millones de estadounidenses enloquecieron con los carbohidratos durante la moda baja en grasas y alta en carbohidratos, y vieron subir los números en la balanza, los carbohidratos siguen perteneciendo a la dieta de una mujer activa, pues son la fuente principal de combustible para el ejercicio intenso y moderado, y la fuente de combustible preferida para su cerebro. Así que para poder pensar y evitar que los niveles de energía disminuyan, usted puede ser selectivo con sus porciones de carbohidratos, pero no los elimine del plato.

Hay que bajar de peso poco a poco

A pesar de que nadie recomienda una dieta intensiva, porque es insostenible sin importa cuánto (o cuán poco) peso se pierda, la pérdida de peso rápida al inicio es en realidad bastante normal cuando las personas se embarcan en un cambio de estilo de vida, como hacer ejercicio con regularidad y mejorar su dieta. De hecho, contrario a la sabiduría «convencional», eliminar una buena cantidad de peso desde el principio puede ayudar en verdad a mantener el peso a largo plazo.

LEAVE A REPLY